pin_silueta
A fuerza de pasear y pasear me encontré con este transeúnte que descansaba. Poco hablador, creo que lo formaron los vientos, tormentas y humedades. Nació de las adversidades y se quedó para siempre. No se oye su corazón bajo la gruesa corteza de piedra pero te saluda cada tarde al acercarte... [A.T.S. - jul/03]
volver a 'la voz del transeúnte'