sierra  

Las vanguardias no siempre han acabado en libros para sesudos filológos. Alguien, posiblemente necesitado de reafirmación frente a un mundo hostil, y desde luego permeado del espíritu de la poesía visual, ha decidido tomar la palabra. Hace meses que algunos pueblos de la sierra ofrecen recompensa por encontrar a cierto sujeto acusado de apropiarse de inmuebles ajenos para dar culto a la metáfora. [Juan Gallo]





volver al índice de 'la voz del transeúnte'