Libro de notas

Libro de notas ha dejado de publicar nuevos contenidos.
En portada se mostrarán, en orden aleatorio, 40 artículos de su archivo.
Edición LdN

Yo visité el museo Guggenheim y sobreviví

Alber Vázquez - El mundo gira sobre un eje podrido

El Museo Guggenheim de Bilbao es terreno abonado para el paleto total. El cretino, ya talludito y muy seguro de sí mismo, al que nadie le ha explicado nunca que allá donde suceden cosas que tú no comprendes, lo mejor es mostrarte discreto y no mear fuera del tiesto. Ya que vas, pasa desapercibido. Pues no. El patán va al Guggenheim y, como impelido por una fuerza telúrica de dimensiones insospechadas, raja hasta por los codos.

[artículo completo]
2007 | Arte | Comentarios [14]

Biografía del calor

Salvador Ruiz Fargueta - Ciencias y letras

El uso y dominio del fuego supuso una verdadera revolución para los hombres primitivos. Mucho después la comprensión del calor como movimiento y su aplicación para construir la máquina de vapor dio paso a la Revolución Industrial que cambió, para siempre, nuestra sociedad

[artículo completo]
2010 | Ciencia | Comentarios [2]

Angela Merkel: "Yo sólo soy la líder del gobierno alemán, a mí no me preguntes" (o De cómo salvé al mundo de la crisis mundial, 1)

Jaime Rubio Hancock - Dos puntos comillas

Angela Merkel nos recibe en su búnker, donde tiene apiladas latas de conservas, máscaras antigás, bidones de agua, un par de rifles, un gusiluz y varios paquetes de gominolas. “Lo siento —dice a modo de recibimiento, mientras ordena el botiquín—, pero no soy nada optimista: lo peor está por llegar”. Según nos ha asegurado su médico, revivir la caída del muro le ha recordado a la cancillera alemana la etapa que vivió en la RDA, produciéndole el llamado Síndrome de Merkel, caracterizado por un pesimismo exacerbado.

[artículo completo]
2009 | | Comentarios [3]

Sempre libera

Andrea Chenier - Opinión & Divulgación

Al entrar al Can Culleretes, un restaurante en Barcelona, vi que estaba cenando. Nos sentaron a su lado y esperé a que terminara. Me acerqué a ella y con el respeto que se debe tener a un ídolo, cuanta más distancia mejor, le pedí si podía darme un autógrafo y de paso le dije lo que sus miles de seguidores le habían dicho miles de veces y que ella ya sabía: “Señora tiene usted una voz única e irrepetible. Y su voz es parte de nuestra vida.”...